Muebles de Oficio

la foto copia

Me acaban de regalar un mueble de carpintero. Era de mi cuñado, y antes, de su padre. Desde que vivo en Sevilla soy asidua a su fábrica para ver qué trabajos tiene en marcha y, sobre todo, coger pequeños trozos de madera (a veces no tan pequeños) y pensar qué puedo hacer con ellos. Teca, elondo, pino, wengué, nogal… me encanta tocarlos y observar sus vetas y color característicos. Pero no sólo le robo madera. También clavos, bisagras, tuercas, tornillos oxidados… hasta unas lámparas industriales enormes que había sustituido por otras más modernas. Y siempre le pido que me regale alguna de sus mesas de trabajo, usadas desde hace cuarenta años, con restos de pintura verdeazulada y arañazos por todas partes. No había forma.

Hasta que un día me llama y me pregunta si quiero la enorme estantería llena de cajoncitos que tiene en su oficina. ¿La de los cientos de cajones para clasificar tiradores, bisagras, pestillos, arandelas, etc? ¿La que está llena de cerraduras, pomos, tornillos?¿Esa en la que hurgo cada vez que puedo para extraer objetos que casi nunca sé para qué sirven pero me parecen mágicos? ¡Claro que la quiero! ¡Me parece tan bonita que ni siquiera me había atrevido a pedírsela!

Total, que llevo tres semanas quitando polvo y serrín de hace cuarenta años, inyectando anticarcoma (no quiero saber lo que piensan en la farmacia cada vez que compro jeringuillas), aplicando tapaporos y rescatando tiradores, bisagras y tuercas. Porque, en efecto, ¡me he traído el mueble a casa con todo lo que tenía dentro! Cada vez que vacío un cajón para tratarlo soy consciente de que debería llevar a un chatarrero los herrajes y cerraduras oxidados… pero no puedo. Tal vez algún día los necesite, para un colagge, para un mueble, o simplemente para contarle a un niño que hubo una época en la que no todo era de polietileno.

la foto 6

Cada cajón tiene una muestra en el frontal de lo que guarda en su interior, para ayudar a su rápida localización.

la foto 7

la foto 2

la foto 3

Precioso, ¿verdad? Ya os enseñaré una foto cuando tenga todos los cajones restaurados.

39738f14dc9d827c6645fe749b456688

Este tipo de mueble es el habitual de papelerías antiguas, para clasificar papeles y cartulinas por gramaje o color.  Yo lo usaría para guardar mis collages, aunque se me ocurre que sería perfecto para las radiografías que acaban acumulándose en las casas   (¿cada cajón una parte del cuerpo?)

Le-Comptoir.-Lanas

Mueble típico de mercería (me gustan casi tanto como las ferreterías).

Banco de trabajo de joyero

Banco de trabajo para joyero, con espacio para el calado y bandeja para recoger el polvillo sobrante

Los muebles de oficio también evolucionan, cambian los materiales de fabricación y se sustituyen por otros más fáciles de mantener y más económicos. Pero incluso este carro de barrendero sería bonito si fuera de madera. ¿No se podría buscar una solución intermedia entre lo bello y lo práctico?

¿Mueble de oficio?

 

 

 

2 comentarios en “Muebles de Oficio

  1. Si tu tío quiere deshacerse de más muebles, por favor escríbeme, que me hago un viajecito a Sevilla feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *