Cuando la decoración es tan importante como la comida: Torres y García

Una de las carencias tradicionales de esta ciudad, que se mira a sí misma -y se gusta-, es la de seguir las tendencias en decoración. Da igual el ámbito al que lo llevemos, en las casas particulares, en los restaurantes, en los hoteles o en los comercios. Cuesta desterrar el mueble inglés, la caoba (de tanta tradición en los carpinteros andaluces), las mesas de camilla, los estampados de flores y la decoración cortijera. Tenemos formación barroca, lo queramos o no, porque nuestras fiestas, tradiciones y costumbres así lo son.

En el caso de los bares y restaurantes de Sevilla, como ella misma sirve de decorado, no hemos creído necesario esmerarnos en los interiores. Y mientras en otras ciudades españolas (por no hablar de las grandes capitales europeas) proliferan los locales donde la decoración es parte fundamental de la carta, aquí nos basta con que la comida sea buena (y abundante). Porque lo de “plato grande-comida pequeña” es un concepto minimalista que no encaja con los andaluces.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-15

Pero sin que suponga un menosprecio por las ventas y restaurantes de tradición (¡yo muero con Alhucemas!), hacía falta una oferta distinta, para cuando apetece una conversación con amigos frente a una copa de vino en un entorno cuidado, actual, de tendencia en el mobiliario, el colorido, la iluminación y el menaje. Sentados. Y si no hay que elegir entre un sitio bonito y comer bien, pues mucho mejor… porque las rubias también pueden ser inteligentes.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-1

Así que me he propuesto descubrirlos y contaros cómo son. Y aprovecho que salgo con mis amigas del Maestranza, emocionadas de ver bailar a Isabel Bayón, para conocer Torres y García, en la calle Harinas. Me sorprende el local enorme, en una esquina por la que todos los sevillanos hemos pasado miles de veces sin saber lo que había. Un chico muy amable nos busca un hueco –milagrosamente, porque está todo reservado- y nos sentamos.

El local, de techos altísimos y enorme, pide necesariamente una estética industrial. No obstante el tamaño, se han resuelto muy bien los espacios, separándolos en distintas zonas con unos grandes paños de ladrillo visto, cada una con algún elemento que lo individualiza. Os las describo:

1

  1. La terraza está delimitada por un cerramiento de hierro de estilo industrial (la zona que da a la calle se puede abrir). Mesas de madera natural con pie de hierro, sillas de enea, un banco corrido al fondo con una tapicería alegre y unas plantas, consiguen que el espacio sea acogedor.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-2 cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-11

  1. La zona de paso hacia la cocina está jalonada por unas estanterías que podríamos imaginarnos en un taller de repuestos de neumáticos, aunque en este caso almacenan multitud de latas dispuestas ordenadamente (algunas son de uso y otras meramente decorativas), eso sí, con etiquetas de Torres y García, porque la imagen de marca está súper cuidada – de ello se encarga Carol Morales, de Candela Factoría de Ideas

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-16 2

  1. La zona central, separada en dos por una pared de ladrillo visto colocado a mano, tiene suelo de cemento pulido, muy acorde al estilo fabril. En primer término vemos unas mesas redondas con unas gigantescas lámparas de fibras naturales colgando del techo, que dan paso en la pared a un banco corrido, esta vez tapizado con un terciopelo brocado de color verde, haciendo un contraste muy chic. Las sillas de madera y cuero negro, como muchos de los elementos decorativos, tienen nombre y apellido (son la Elbow, de Hans J. Wegner)

4 cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-8

  1. Separado de este espacio por unas cortinas de chenilla aterciopelada azul oscuro, nos encontramos con una estancia que podría ser un reservado, presidido por una chimenea y donde el protagonismo lo tiene una enorme mesa de madera de una sola pieza. El techo está forrado de listones de madera, las paredes de ladrillo también tienen un zócalo con cuarterones de madera lacada, las molduras de las paredes y la fotografía rompedora de Juan Delgado consigue recrear un comedor de palacete italiano.

6

  1. Al fondo, un patio con pavimento de ladrillo artesanal con mesas francesas de mármol y pie de hierro para lograr un ambiente romántico y fresco.

En definitiva, un espacio donde tapear sentados con servicio de restaurante y/o tomar unas copas. ¿Qué es lo que más me ha gustado?

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-10-

  • Los suelos de madera recuperada de la terraza y de ladrillo en espiga en el patio, un guiño al mudéjar.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-11-

  • La enorme mesa de madera de una sola pieza del pseudo-reservado.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-5

  • Los serones de esparto decorando el techo del patio y el contraste con el espejo dorado.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-13-

  • El uso de plantas naturales como elemento decorativo.

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-14-

  • La iluminación, muy cuidada y cálida, con bonitas lámparas y puntos de luz estratégicos.
  • Los artesonados de madera natural que dan un toque cálido y ponen el contrapunto a la estética industrial y la frialdad del hierro.
  • – Los distintos tipos de sillas y de vajilla (peltre o porcelana) dependiendo de la zona.
  • Y, sobre todo, el equipo humano: jóvenes, divertidos, profesionales… ¡y guapos!

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-3

Un lugar perfecto para tapear mientras comentamos, sin prisas y entre amigas, el vozarrón excesivo de José Valencia, el virtuosismo de la guitarra de Pepe Habichuela y la exquisita elegancia de la Bayón.

¡Os recomiendo reservar mesa si no queréis esperar, porque está llenísimo siempre!

P.D. En las fotos, de Lucila Vidal-Aragón y Fernando Alda, no hay de comida porque nos abalanzábamos sobre ella nada más llegar; sólo rescatamos el postre: ¿Averigüais de qué es el sorbete?

cuarto-de-maravillas-TorresyGarcía-22

Un comentario en “Cuando la decoración es tan importante como la comida: Torres y García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *