Guía para organizar una fiesta de 18

No hay nada tan emocionante cómo cumplir dieciocho años. No sólo se adquiere la mayoría de edad, con lo que ello significa en nuestra legislación: derecho a votar en las elecciones, plena capacidad penal y contractual, posibilidad de conducir un coche, etc., sino que normalmente coincide con el fin del colegio o del instituto, entornos protegidos, para pasar a la jungla de la universidad. Es el momento de elegir qué se quiere ser en la vida (bueno, no nos asustemos, más adelante también se puede cambiar de opinión) y hay que estar preparado para empezar a tomar decisiones trascendentales.

Normalmente, la primera que se toma es «vámonos de viaje a Mallorca los trescientos amigos íntimos», con la ayuda de algunas agencias que han advertido la capacidad de consumo que tienen los chicos españoles y les proporcionan desde el alojamiento en hoteles donde nunca se hace de noche, a entradas a las discotecas más famosas de la isla. También algunos enclaves en el sur de Portugal se están popularizando como destino de fin de curso.

Algunos chicos, además, tienen la suerte de tener padres animados y entusiastas, dispuestos a organizar una fiesta de celebración de los dieciocho años de sus retoños. Pueden adoptar distintas formas, desde la tradicional puesta de largo con servicio de catering en un club privado, a reuniones más sencillas en las que una madre ejemplar se pasa dos días haciendo tortillas de patata. Depende, entre otras cosas, del presupuesto del que se disponga y las ganas de complicarse la vida.

Como tengo cuatro sobrinos que acaban de cumplir dieciocho o están a punto, les pregunto cuáles son las cosas que les parecen imprescindibles en una fiesta divertida. Y os cuento cómo lo ha organizado una de ellas, que se va en unos días a estudiar la carrera a Kentucky.

  • Menos de cincuenta o sesenta invitados ni es fiesta ni es nada. A partir de ahí, lo que el bolsillo aguante.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-2

  • El lugar elegido puede ser un club social, un restaurante, un cortijo, una casa en el Rocío, un chalet en las afueras… cualquier sitio donde se pueda poner música alta hasta bien entrada la madrugada sin que algún vecino llame a la policía. Mi sobrina dispuso -gracias a su tío Manue- de La Pastora, un enclave privilegiado a pocos kilómetros de Sevilla, con un chiringuito con suelo de albero (fundamental para el baile), zona ajardinada, caballos alrededor e incluso un romántico tentadero donde contarse confidencias a la luz de la luna.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-3

  • Aunque parece que por su edad no se fijan, también les importa la decoración. Si el entorno es bonito, hace falta poca cosa: en este caso unos veladores altos con manteles campestres para apoyar las copas, unas ramas de mimosas y unas velitas en tarros de cristal.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-6

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-5

  • Una cena sentados es muy formal, generalmente prefieren un coctail, donde puedan moverse y cambiar de grupo. Para ello, lo mejor son bocados que se puedan coger con la mano: chacinas, quesos, chupitos de gazpacho, tortilla de patatas, montaditos de lomo, sushi, etc. Importante servir algo en algún momento de la madrugada, que ayude a empapar el alcohol.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-1 3

  • Porque, no nos engañemos, beben como cosacos. Me dicen que hay que calcular, al menos, cuatro o cinco cervezas y otro tanto de copas por cabeza, sin distinciones entre chicos y chicas, que para algo somos ya iguales. Eso si la fiesta termina pronto…

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-1 4 (1)

  • Si hay algo realmente fundamental, además del alcohol, es la música. Un buen equipo de sonido y una playlist pueden bastar, pero lo más es contratar un dj que anime la noche con música que incite a bailar. Como tiene alguna prima mayor asidua a garitos nocturnos, mi sobrina pudo contar con uno de los que pincha en Trocadero y Groucho,  de Smartsound , que además llevaron luces de discoteca.

800_1910

  • Estas generaciones viven pegados al móvil, y lo que no retratan, no existe. Un photocall a la entrada les permite demostrar sus capacidades de posado. Mi sobrina contó con Lucila Vidal-Aragón para que le hiciera fotos a ella y sus invitados. Y entre varias amigas habían confeccionado unos cartelitos con slogan o frases divertidas para posar con ellos.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-3 2

  • Aunque los padres participen de la cena, prefieren que a la hora del baile no se dejen ver mucho (generalmente no les gusta ver bailar a sus padres y menos aún que les vean a ellos). Está bien tener un rincón discreto para que los adultos se sienten. Los jóvenes no se cansan, aunque agradecen algunos bancos o sillas para descansar los pies un rato, sobre todo las chicas.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-1 5

  • Muy aconsejable contratar autobuses que lleven a los jóvenes al lugar de celebración, especialmente si es en las afueras, y los recojan. Se evitan disgustos y la incomodidad de los padres de tener que ir a recogerlos de madrugada. Ellos están acostumbrados a costearlos entre todos, porque aunque algunos ya tengan carnet de coche o moto, saben que son más libres con la bebida.

Cuarto-de-maravillas-celebrando-la-juventud-1

  • Poner hora de fin de fiesta, porque ¡ellos no tienen límite!: el D`j se va, los autobuses llegan y hay que dar una vuelta para buscar a los que se hayan perdido en alguna esquina.

Y paciencia…

 

 

 

Un comentario en “Guía para organizar una fiesta de 18

  1. Que pena, no poder cumplir otra vez los 18.Ahora se como se puede organizar la celebración.
    Muy bien comentado, pero las fotos… Mucho mejor!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *