LAs Casas de la Judería de Córdoba: un hotel para descubrir la ciudad…o no.

Visitar Córdoba siempre es una buena idea. Su inmenso patrimonio cultural, su riquísima gastronomía y la amabilidad de la gente, hacen que sea un imprescindible para todos los que queremos ir acumulando intangibles en nuestro particular Cuarto de Maravillas. Pero si además nos alojamos en un lugar como Las Casas de la Judería, la experiencia va a ser mucho más completa y enriquecedora. Porque dormir en una cama agradable que nos permita descansar, después de un día callejeando sin parar, es obligatorio; pero hacerlo en una casa del siglo XVI –con vestigios de muchos siglos antes-en pleno barrio de la Judería, te hace sentir cordobés por un rato y comprender mejor el modo de vida y la historia de la ciudad califal.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-1-

El hotel está formado por la unión de varias casas, cada una de ellas con sus patios, sus galerías, sus terrazas, en un perfecto ejemplo del tipo de vivienda árabe (heredera de la domus romana) que se configura alrededor de un espacio al aire libre, centro neurálgico de la vida doméstica, lugar de recreo y trabajo, fuente de iluminación y ventilación. Esta tipología de patio central responde a la climatología, pero, sobre todo, a la idiosincrasia y al carácter del musulmán, que pasa la mayor parte del tiempo en la vivienda y preserva su intimidad de miradas ajenas. La casa nunca se abre a la calle, desde fuera no se sabe lo que ocurre dentro.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba- 2-

La Casa de las Pavas –el escudo de los Sigler de Espinosa está sostenido por dos pavos reales enfrentados-, alberga la recepción y las zonas comunes. Desde el patio de la Fuente y el patio Mudéjar se va accediendo a las habitaciones, bien directamente, bien tras subir, por unas recónditas escaleras, a unas galerías o corredores con vigas de madera.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-4-

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-3-

Un enorme toldo cubre protege el patio mudéjar del exceso de sol.

 

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-5-

En este intrincado puzzle de patios, escaleras, rellanos y galerías, las casas se diferencian por el color de las carpinterías: azul grisáceo, rojo inglés, azul índigo o verdoso, que orientan al huésped en la vuelta a la habitación.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-6-

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-7-

Las habitaciones son todas distintas, alrededor de los patios y de buen tamaño, alguna con terraza privada. Los baños, la mayoría con bañera de hidromasaje y ducha separada, son espaciosos y cómodos. Los cabeceros son de cordobán o de guadamecí, tradicionales técnicas andalusíes para trabajar el cuero, pintándolo o repujándolo, en muchos de los casos en plata y/o oro. Definen bastante la filosofía buscada por los propietarios para la decoración: telas ricas, sedas o brocados que contrasten con la sencillez de los materiales empleados tradicionalmente en la arquitectura cordobesa. Los suelos de barro cocido, ladrillos artesanales para dinteles o columnas, artesonados de madera y paredes encaladas dan uniformidad al conjunto de viviendas que componen el hotel.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-8- Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-9-

La restauración, como todas las realizadas por el Duque de Segorbe y su equipo, ha sido respetuosa con los elementos originales y fundamentada en un riguroso trabajo previo de investigación y documentación.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-10-

Todos los detalles se cuidan al máximo y se recurre a artes decorativas tradicionales de la zona para la decoración.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-11-

Teniendo como base este lugar privilegiado podemos descubrir la ciudad donde judíos, árabes y cristianos convivieron durante siglos, paseando por su entramado urbano laberíntico, de angostas calles indisciplinadas; pero también podemos optar por recluirnos entre los muros del hotel y dedicarnos a leer, dejándonos llevar, sin mirar el reloj. ¡Y eso es lo que hago yo!

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-12- Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-13-

Desde la intimidad de la piscina, escondida entre dos casas, me sumerjo en la vida de San Pedro de la mano de la cordobesa María Martínez-Sagrera. Y me viene a la cabeza una noche eterna en Sevilla, delante de una copa y multitud de hojas impresas con anotaciones a mano, discutiendo de lo divino y de lo humano, sobre todo de lo humano (porque al Pedro de la novela lo que le sobra es humanidad), y aprendiendo algo de Judaísmo, de Teología, de Historia del Cristianismo.

cuarto-de-maravillas-casas-de-las-juderias-14- cuarto-de-maravillas-casas-de-las-juderias-15

Porque hace falta saber mucho, muchísimo, para que una novela histórica refleje con rigor la época en la que se desarrolla; y hace falta mucha, muchísima humildad para, después de tanto trabajo de aprendizaje e investigación, ser capaz de renunciar a párrafos completos para llegar a la esencia y transmitir mejor. Sin juzgar, sin adoctrinar, sin exhibicionismo cultural, tan sólo metiéndose en la cabeza de los personajes y dejando que ellos hablen y actúen por sí solos. Por eso nos engancha y hace que queramos saber más y más.

Cuarto-de-maravillas-Las-Casas -de-la-judería-Córdoba-16-

A las dos y media de la madrugada, cansada la vista de leer, con todo el calor del día diluyéndose en el agua, me meto despacito en la piscina iluminada solo para mí, furtivamente, procurando no hacer ningún ruido que pueda molestar a los huéspedes de las habitaciones cercanas. Casi como un reptil, me deslizo suavemente por la superficie, mirando cómo las hojas de las palmeras reflejan su sombra en las paredes blancas. Recuerdo, de pronto, que hay servicio de bar en la piscina las 24 horas.

 

Voy a pulsar el llamador…

 

 

 

Fotos de Lucila Vidal-Aragón

4 comentarios en “LAs Casas de la Judería de Córdoba: un hotel para descubrir la ciudad…o no.

  1. Cada blog que leo de Lucila me transporta virtualmente al lugar que con tanta maestría describe y sólo al final me doy cuenta de la necesidad que me entra por conocer esas ciudades, hoteles y libros.
    Me voy a Córdoba, ¿alguien se apunta?

  2. Transmites fielmente lo que te hace percibir este hotel con tanto encanto.Una parada en el tiempo.Derroche de elegancia y buen gusto.
    Gracias por añadir más detalles que no conocía y hacer revivir esos momentos
    mágicos.

  3. Leyendo esto, dan ganas de conocer el hotel.
    Qué manera de transmitir los detalles, qué sensibilidad, definitivamente me encanta Lucila y me encantan sus artículos.
    Gracias por compartir tanto…..!

  4. Gracias Lucila. Dan ganas de traducir este Post, para que quienes no entiendan nuestro idioma puedan también disfrutarlo y se sientan empujados a visitar este hotel maravilloso, mágico, tan bien descrito por tí.

    Una buena manera de viajar a Córdoba y a la vez viajar en el tiempo, a otras épocas de la historia, disfrutando de las comodidades de ahora, para sentirse califa. ¿Qué más se puede pedir?

Responder a pilar x

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *