The Exvotos, arte contemporáneo que parte de la tradición

Salgo de casa un día gris, con un cielo plomizo que amenaza lluvia. Cojo la moto a sabiendas de que me puedo mojar, pero voy a la calle San Luis, en el barrio sevillano de La Macarena, y ahí no hay quien aparque. Busco la calle Bordador Rodríguez Ojeda y en el número 7Acc, tras una puerta estrecha que no presagia nada de lo que voy a encontrarme dentro, accedo a un espacio de techos altos lleno de objetos increíbles. Un cuarto de maravillas o gabinete de curiosidades digno del siglo XVII. Solo que aquí, las plumas de aves exóticas, los cráneos de animales, los fósiles y corales han salido de la mente y las manos de un par de chicos de Utrera y Arahal. ¡Ya se me ha olvidado que el día está triste!

LucilaLucilaLucila

Luciano es moreno, delgado y muy expresivo. Me cuenta, mientras paseo la vista alucinada por la estancia, que conoce a Daniel después de terminar ambos sus estudios de escultura y cerámica respectivamente. Daniel acababa de volver de pasar un año becado en Lisboa, en un taller dónde se hacían piezas para palacios, museos e iglesias, así como restauraciones de cerámica del XVII y XVIII. Luciano volvía de una estancia en Venecia tras completar en Sevilla sus estudios de escultura tradicional religiosa. En la ciudad de los canales había trabajado en un laboratorio de máscaras, quizá el último artigiano tradicional antes de que los chinos perviertan el proceso de creación. Allí aprende la técnica de la cartapesta, similar al papelón español o papier maché francés.

Enseguida se dan cuenta de que sus conocimientos e inquietudes artísticas son complementarios, que tienen que fusionar sus trabajos. Nace The Exvotos. De esto hace ya más de 15 años.

LucilaLucilaLucila

Se nos une Daniel, un chico tímido de sonrisa amable, que estaba atendiendo a un cliente y juntos vamos deteniéndonos en una u otra pieza, mientras seguimos hablando del proceso creativo.«Defendemos que para ser artista hay que ser artesano. Lo que marca la diferencia es un trabajo repetitivo o un ejercicio de imaginación, de diseño. El artesano sólo copia, el artista crea, busca el diseño… por eso no hacemos un catálogo, porque cada pieza es única». Partiendo de las técnicas de la cerámica tradicional trianera y de la imaginería sevillana crean objetos en los que sólo utilizan materiales nobles: barro, madera, cartón, hierro… nada de plásticos o poliésteres.

LucilaLucilaLucilaLucila

Toco una cabeza –una de las cosas que más éxito ha tenido de su producción- y deslizo los dedos suavemente por una superficie delicada, pulida. Es un recipiente para flores, para cartas de amor, para cualquier objeto que apreciemos. Tiene reminiscencias de la cerámica italiana del sur, mediterránea, pero también de la imaginería andaluza, porque denotan majestad, serenidad y belleza, como las de las Vírgenes que procesionan en nuestras calles. «Hay claramente una conexión con la imaginería religiosa- dice Luciano- aunque no pretendemos polemizar ni ofender. Desde una profunda conciencia religiosa se puede innovar sin que sea una provocación dañina». Junto a ella hay otra cabeza pintada a la cal, lo que le da una textura totalmente diferente. «En el exterior cogería una pátina maravillosa»- dice Daniel.

LucilaLucilaLucila

¿En Sevilla hay mercado para esto?- les pregunto, conocedora de lo clásicos que somos los sevillanos. «Bueno, cada vez más»- me contestan- «aunque principalmente tenemos clientes de Madrid, Barcelona, del extranjero. Piensa que somos del Sur, que hemos mamado el colorido y la luz, y que para el resto de España somos exóticos, aunque intentando no caer en lo excesivamente folclórico… porque Andalucía da para mucho más. Nuestro colorido les encanta a los alemanes, a la gente del norte que vive en ciudades sin color».

Dentro de esta línea de dar un giro de tuerca más al folclore, The Exvotos ha creado unas cabezas de tonadillera, de cantaora de flamenco, de bandolero, de torero -de esta última no les queda ninguna, porque se las llevan nada más acabarlas-. Me fijo en una cabeza de nadador, un encargo específico de un cliente de Barcelona, -siempre con un amplio margen de confianza y libertad en el proceso creativo-. Alguna de las cabezas las hacen partiendo de una matriz que les da el volumen para poder acortar el proceso productivo y mejorar el precio final. Posteriormente trabajan directa e individualmente la pieza, retocando, añadiendo, pintando… hasta convertirla en algo único.

LucilaLucila

Seguimos viendo piezas especiales, como un aplique de pared que es un plato de cerámica acabado a la cal con motivos marinos, o una Virgen de los Reyes pequeñita, en un facsímil de su retablo, con su asiento de madera. Aunque está vestida con tela de brocado, me aclaran que la policroman también por dentro con un vestidito, a diferencia de las tradicionales imágenes de vestir. Igual que una Virgen de tamaño más grande que está sobre una peana, con brazos de madera articulados, falda en tonos rosas y corpiño con aplicaciones de perlas. La policromía de la cara y manos –hechas de terracota- es auténtica, aprendida en talleres de escultor: un aparejo de colas animales y sulfato de cal, mas siete capas de policromía con óleo y bruñido brillante con una vejiga de cordero (idéntica a la policromía de las vírgenes sevillanas).

A los artistas que integran The Exvotos les gusta comprar piezas antiguas o curiosas que abrigan a sus propias piezas, como unas flores de metal, algún mueble especial, una cara de madera, retales de esculturas, unas sillas de nogal o unas flores de convento hechas por las monjas. Algunas las usan como punto de partida para una obra propia, otras las decoran para su uso (como las mesas que son cajas de guardar vestiduras de iglesia o los armarios del taller) y otras sencillamente las disfrutan o las venden si algún cliente se encapricha.

LucilaLucila

Se pasa el tiempo volando y es hora de irse. Me despido de The Exvotos sabiendo que voy a volver muy pronto. Por supuesto, llego a casa empapada por la lluvia, pero en mi cabeza lo que oigo es la música gregoriana, clásica o de voces blancas que ha estado sonando mientras paseábamos por el estudio, y en mi retina lo que veo es mi aparador con los candelabros de iglesia que compré la semana pasada junto a una vanitas de The Exvotos que necesito llevarme ¡ya!

theexvotos_03_alta-bysoniafraga

The Exvotos. Foto: Sonia Fraga

Si os habéis enamorado, como yo, de alguna de sus piezas, podéis contactar con ellos en Instagram, que es la principal forma de dar a conocer su trabajo. Eso es lo que tienen las redes sociales, que se puede llegar a cualquier parte del mundo sin necesidad de salir de tu barrio. O de tu particular convento.

Resto de imágenes: Cuarto de Maravillas

2 comentarios en “The Exvotos, arte contemporáneo que parte de la tradición

  1. Me encanta!!! Me gusta mucho el trabajo de investigación que haces para dar a conocer artistas como estos!!!
    Enhorabuena una vez más!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *